Aparecida. Marta Dillon.

$1.000
Entregas para el CP:

Medios de envío

Compartir

Aparecida cuenta de qué se trata ser hija cuando tu madre está desaparecida y cómo se reconstruye esa historia e identidad desde la maternidad y el casamiento con otra mujer. En el año de la sanción la Ley de Matrimonio Igualitario, en el mismo mes en el que identificaron los huesos de su madre, dos días después de que se cumplieran 34 años de su desaparición forzada. “Lo único solamente mío era una tristeza oscura y silenciosa, yo habitaba profundidades oceánicas mientras en la superficie se preparaba una fiesta que había deseado, perseguido como a un acto de justicia”, relata la autora.

En un contexto en donde abundan los lugares comunes en torno a qué significa ser madre o mujer, el testimonio de Dillon es indispensable para devolverle todo su peso a las maternidades deseadas y disidentes, al empoderamiento de los cuerpos como símbolos de lucha, memoria y resistencia. La materia en donde se hunde el dolor y el paso del tiempo, pero también deja sus huellas el afecto.

“Me despierto abrazada a mi hijo, enredados los dos, piernas, brazos, su respiración constante sobre mi pecho, mi nariz sobre su pelo. Así dormía con mi hija mientras fue una niña, así crecimos las dos, entrelazadas. Mi maternidad es cuerpo a cuerpo (…) El lenguaje del amor no se habla, se inscribe. Esa poesía material es la que aprendí de mi madre”.